Los buenos músicos, por definición, son inquietos. Pero algunos viven en permanente mudanza, mientras que otros se las apañan para estar siempre, de un modo misterioso, en su sitio. Pipo Romero pertenece a estos últimos. Y no precisamente porque se trate de un...